PLAN DE VIDA

Tomado de ¿La educación es el camino? Construyendo Memoria Yanacona. Capítulo 1. Programa Educación Yanacona. 2008.

EL PLAN DE VIDA YANAKONA, UNA ESTRATEGIA DE VIDA

Es una estrategia para reconstruir la Casa y la Familia Yanakona de tal manera que consolidemos la AUTONOMÍA; revaloricemos la CULTURA; reconozcamos, recuperemos y cuidemos nuestro TERRITORIO, proponiendo la consolidación de un Territorio Yanakona como una opción de vida digna diferente a la propuesta por el paradigma del desarrollo.

Este proceso se basa en la gestión del conocimiento propio el cual permite que colectivamente se consolide la memoria histórica partiendo desde la sabiduría ancestral contenida en nuestro origen a través de la observación, el silencio, la meditación, la reflexión, la interioridad personal y colectiva como un camino para vivenciar la espiritualidad en lo cotidiano. Caminar la sabiduría Yanakona es cimentar una nueva persona y familia que participativamente conduzcan una propuesta de Pueblo y Nación Yanakona. Es construir un territorio educativo que nos lleve desde una razón sin rostro humano (nos referimos a la razòn sobre la cual gira la modernidad), hasta una ciencia con verdadero propósito de dignificación de la vida, de tal manera que el proceso organizativo permita constituir un Yanakona (runa) comunitario e integrado en la naturaleza, caminante del sendero espiritual y practicante de los valores no robar, no mentir y no ser haragán.

¿Cómo se ha venido gestando el Plan de Vida?

De forma participativa, es un proceso ancestral, socio-cultural y político el cual se valora, se hace seguimiento y se ajusta permanentemente. Se concibe a partir del proceso de la reorganización, organización, reconstrucción, construcción, fortalecimiento, deconstrucción y consolidación de la casa y la familia Yanakona. En este reclamo por el reconocimiento y autonomía el Pilar Político siempre se ha encargado de brindar lineamientos a todos los demás. Pensar en el Plan de Vida como estrategia de vida estuvo presente en muchos Yanakonas, sin embargo, fue Dimas Onel Majín y otros líderes, quienes practicaron el sentir, pensar y actuar Yanakona, afirmando muchas veces la necesidad de “extender la cobija hasta donde esté un hermano Yanakona”. El día 1 de noviembre del año 1995 en horas de la madrugada es asesinado Dimas Onel. Su pensamiento parte de interpretar, entender y reconocer al Pueblo Yanakona asentado en el Macizo Colombiano el cual debe tener un “desarrollo integral comunitario” y además realizar prácticas respetuosas del medio ambiente. En su época (año 1.993) se muestra un documento que parte de la educación para los Yanakonas, en donde el pilar social hacía referencia al desarrollo integral comunitario, el político al pensamiento indígena Yanakona, el económico a la economía propia, el cultural a la identidad cultural, el ambiental a la relación naturaleza – cultura y en el pilar de relaciones exteriores e interiores a la democracia participativa. Propone construir una educación desde nosotros de tal forma que sea una herramienta de reivindicación indígena. Expone realizar investigaciones y capacitaciones en temas propios para luego realizar la puesta en práctica de un sistema educativo propio.

La propuesta de nuestro líder asesinado empieza a tener forma con la primera sistematización del plan de vida, hasta ahora conocido, se trata del documento “Autodiagnóstico: Nuestro proceso organizativo _ plan de vida pueblo Yanacona” (1.998 _ 1.999), en cuya construcción participan “los primeros promotores del plan de vida”, en cabeza del entonces Cabildo Mayor (directiva), a través de la metodología del diagnóstico observacional y aprender haciendo, en 8 comunidades indígenas, enfatizando en los pilares ambiental y cultural. Trabajo que es socializado en uno de los grandes encuentros, en el resguardo de Rioblanco, en 1999. El primer diagnòtico escrito del Pueblo Yanacona, era convalidado y legitimado por las autoridades y asamblea. Los pilares de la casa Yanakona lo conforman grandes contenidos, los cuales se deberían operativizar posteriormente a través de la estrategia de la gestión institucional. Pilares priorizados y contenidos: Desarrollo comunitario (Pilar social): contenidos: mejoramiento de la educación; atención en salud; mejoramiento y mantenimiento de medios y formas de educación; mejoramiento de vivienda; infraestructura. Pilar identidad (Cultura): Investigación de la identidad; Rescate y fortalecimiento de la medicina tradicional; recuperación y apoyo a las artesanías y muestra artística; encuentros culturales y deportivos; rescate, conservación y fortaleza de usos y costumbres. Pensamiento Indígena Yanacona (Pilar político): Integración Yanacona; autoridad política; derecho interno _ justicia propia; participación política; proyecto político; territorialidad y autonomía. Economía propia (pilar económico, intercambio de mercadeo): apoyo a microempresas _ grupos productivos; rescate de cultivos tradicionales; apoyo al mercadeo; aplicación de productos orgánicos; tecnificación de cultivos para su mercadeo; creación agroindustrias; agricultura; ganadería y especies menores; tenencia de la tierra: Relación hombre _ naturaleza (Pilar ambiental): campaña contra la quema y tala de bosques; protección del recurso agua; recuperación de termales; reforestación de microcuencas con especies nativas; conservación de flora y fauna; capacitación en reforestación y tratamiento de basuras; creación de viveros con plantas nativas; formación de la escuela ambiental; apoyo a proyectos integrales ambientales (control de cultivo de amapola); ordenamiento territorial. Participación con democracia (Relaciones internas y externas): conformación de escuela de líderes; deberes y derechos Yanaconas; capacitación para la gestión; apoyo y fortalecimiento coordinación Cabildo Mayor _ autoridades; relación Cabildo Mayor _ Instituciones; relación autoridades internas _ comunidad. Son muchos los contenidos pero son prácticos, en la medida que el plan de vida se convierte, en una “gran esperanza”, para el Pueblo Yanakona, porque el plan de vida “se constituye en el compendio de las necesidades de nuestras comunidades y en proyección de soluciones a las mismas”.

En el año 2.000, se consideró necesario retomar el camino de muchos líderes, entre ellos, Dimas Onel, esta vez con participación, análisis y discusión mucho más amplia, lo que se conoce como el primer documento de prediagnostico y autodiagnòstico del Pueblo Yanakona para el exterior. Con el apoyo de entidades e instituciones del estado, se continúa con el equipo de trabajo o “promotores plan de vida”, con un gran sueño “recorrer las huellas de los antepasados”, cuyo propósito central era decidir sobre el destino del pueblo Yanakona sintiendo y pensando desde adentro, para confrontar y hacerse conocer afuera. Respecto al plan de vida se pretendía recoger las “ideas y pensamientos” que nos permitieran saber si el camino que andábamos era el correcto, en resumen, se trataba de ayudar a “reconstruir la Casa Yanacona para despertar los espíritus”, todo lo anterior se sisitematiza y se presenta como un primer material de trabajo en la cartilla denominada “Reconstruyendo la casa Yanacona _ Nukanchisca Churik Runa Yanakuna _ (Nosotros los Hijos del Pueblo Yanacona).

El Plan de Vida se fue convirtiendo en el eje central del proceso organizativo pudiéndose sistematizar, subsiguientemente un documento escrito, hacia la práctica del pilar de relaciones internas externas, el cual se ha entendido como un documento de gestión económica, escrito hacia diciembre del año 2.001, gracias al apoyo institucional. Inicialmente giró alrededor del tema ambiental y cultural con el ánimo de recuperar la relación hombre – naturaleza – cultura. La fase de diagnóstico buscó sensibilizar sobre la necesidad de levantar nuestra Casa Yanakona. Se usaron herramientas como las historias de vida y la lluvia de sueños y vivencias que permitieron recopilar información de cada pilar en cada comunidad sobre el ayer, el hoy y el mañana permitiendo finalizar en algunos perfiles de proyectos. El plan de vida se entiende, en su momento histórico, desde los pilares. El pilar social, cuenta con los programas de educación que a su vez contiene los subprogramas de preescolar, educación básica, media, universitaria, educación no formal, recreación y deporte Yanacona. Otros programas de este pilar son el de salud con subprogramas como: recuperación y fortalecimiento de la medicina tradicional, recuperación y fortalecimiento de la alimentación propia, complementación a sistemas de salud propia, fortalecimiento de la salud por medio de la salud por medio de la práctica deportiva; prevención y tratamientos de enfermedades de transmisión sexual, drogas y alcoholismo; implementación dotacion y construcción de infraestructura en salud; saneamiento básico; seguridad social en salud. Seguridad social con los subprogramas de mujer Yanacona, juventud, adulto mayor, atención a la niñez, seguridad alimentaría y resolución de conflictos. El Pilar Cultural, cuenta con los programas de comunicaciones; investigación cultural Yanacona; fortalecimiento y fomento a las expresiones artísticas y culturales Yanaconas; comunicaciones; capacitación. Programa de recuperación de la Lengua; recuperación de la cosmovisión Yanacona (subprogramas de investigación de la cosmovisión Yanacona, divulgación de la cosmovisión Yanacona). Pilar Político contiene los programas de jurisdicción especial indígena y el de autonomía y organización. El Pilar Económico contiene los programas de Tenencia de tierras (formas y tipos de tenencia de tierra); infraestructura Vial. Pilar Ambiental los programas de manejo ambiental; desarrollo agropecuario de acuerdo a usos y costumbres; reforestación; recuperación hídrica; saneamiento básico. Finalmente el pilar de Relaciones Interna y Externas con el programa de desarrollo Institucional; subprogramas de formación de lideres, estadística, dotación de las casas de los cabildos y gestión. Cada uno de los programas contiene, a su vez, varias partes: filosófica, problemática, estrategias, operativa y costos, la misma estructuran tienen los seis pilares.

El documento final señaló dos dimensiones, una que apuntaba a la pervivencia cultural como pueblo indígena y otra a la búsqueda de la dignidad y calidad de vida. En ese tiempo el Pilar Político se encaminaba a la revalorización de la autoridad, la autonomía, la unidad, la organización y la participación. El Económico a recuperar y practicar las formas y usos tradicionales de producción e intercambio. El Social el desarrollo integral comunitario. El Cultural dirigido al fortalecimiento de la identidad. El Ambiental para restablecer la interacción del Pueblo Yanacona y su universo. El de relaciones con énfasis en una verdadera participación comunitaria. Hoy el Plan de Vida está conformado por seis pilares interrelacionados, conocidos por sus siglas PESCAR: político, económico, social, cultural, ambiental y de relaciones internas y externas. Es necesario recordar que su construcción colectiva está en constante cambio, así por ejemplo, el pilar político en la cartilla “Reconstruyendo la Casa Yanakona” del año 2000, en lo que tiene que ver con el pilar político era conformado por los programas de Integración Yanakona, Autoridad política, Autonomía, Derecho interno, Participación y autodeterminación. Ya en el año 2001 el mismo pilar político contiene el programa de jurisdicción especial indígena y autonomía – organización. Los cambios se van dando desde la realidad y algunos son sistematizados y propuestos por el Programa de Educación a través de un proceso legitimado.

Otro caso particular se refiere a la educación escolarizada. En un primer momento algunas instituciones educativas fueron configurando áreas de acuerdo a cada pilar del plan de vida con el fin de recrearlo con los contextos locales y poder contribuir al mejoramiento comunitario. Este caminar implicó la necesidad de pensar en la construcción de una educación basada en un currículo con novedosos métodos y una filosofía que nos lleve a querer el territorio, su gente y sobre todo a formar personas para vivir dignamente. La experiencia nos afirma que es necesario darle vida al plan de vida desde todos los pilares y programas. Una propuesta es realizarlo a través de la educación y la investigación como caminos para construir territorio. Por esta ruta se va replanteando el papel desempeñado por la educación frente a su deber como criador de conocimiento con responsabilidad social, elaborando procesos investigativos del contexto y no sólo contenidos desarticulados de la realidad, así estaríamos dándole vida al Plan de Vida.

¿Cual es el principal reto del Plan de Vida Yanakona?

Nuestro Pueblo Yanakona tiene el reto de enfrentar el desarrollo caracterizado por el irrespeto a la naturaleza y al hombre. Esta ciega visión no permite otras formas de ver el mundo a la vez que promueve como único patrón el método científico, herramienta que básicamente está al servicio de intereses economicistas cuya expresión de poder es el dinero. Este modelo basado en la cultura del consumo supone que la felicidad del ser humano sólo está en la posesión de cosas materiales. Para ello exige la propiedad individual por encima de la colectiva y un crecimiento económico ilimitado a costa de la explotación indiscriminada de todo. El Plan de Vida propone construir territorio Yanakona a través del cual se consolide nuestra memoria histórica originaria de la sociedad Inka con enraizamiento en el Macizo Colombiano de tal manera que se consolide un nuevo Yanakona basado en la cosmovisión para fortalecer la autonomía como persona, familia, pueblo y nación y a la vez enfrentar la insostenibilidad del planeta.

En la práctica por cada pilar se hace memoria para construir un territorio que enfrente los retos del desarrollo. Así el político nos debe conducir en el ejercicio de la autonomía. El económico por los espacios de formas económicas propias fundamentadas en la chakra (chagra) como su sistema de producción, el trueque como lugar de intercambio simbólico y la vivienda como medio de arraigo. El Pilar social nos debe llevar a la construcción de pueblo y nación Yanakona. El cultural por el misterio del mito Yanakona y sus manifestaciones culturales. El ambiental nos guía en la defensa del territorio y finalmente, el pilar intercultural nos orienta por espacios de construcción con otras culturas. Este objetivo de construir territorio Yanakona se apoya en dos ejes transversales: la educación y la investigación. La educación conforma los territorios pedagógicos permitiendo consolidar la memoria mientras que la investigación consolida un sistema de producción de conocimiento.

Figura 1. Una forma de darle vida al Plan de Vida. Partimos de la Casa Yanakona para construir territorio en cada pilar y enfrentar los desafíos del modelo desarrollista. La educación y la investigación son los ejes transversales